Patrocinio y mecenazgo: modalidades de colaboración


A la hora de elegir cómo quieres involucrarte con un proyecto tienes varias opciones. Las más conocidas son el patrocinio y el mecenazgo. Mientras que en el patrocinio el fin perseguido por el patrocinador está en la publicidad que obtendrá a cambio de su aportación, en un convenio de colaboración o mecenazgo el fin perseguido es proporcionar ayuda para la consecución del objeto de una entidad sin ánimo de lucro.

 

Mecenazgo

De acuerdo con la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo, las aportaciones realizadas a favor de un proyecto tienen la consideración de mecenazgo y dan derecho a determinados beneficios fiscales, porque son una forma de participación privada en la realización de actividades de interés general. Estas aportaciones pueden ser, entre otras, donativos y donaciones dinerarias o prestaciones gratuitas de servicios.

¿Quién puede ser mecenas?

Las aportaciones pueden ser realizadas tanto por personas físicas como por personas jurídicas. Tienen la ventaja de que, además de contribuir al desarrollo de un proyecto, gozan también de diferentes beneficios fiscales según la naturaleza de la persona o entidad que realiza la aportación y la modalidad de aportación que se lleve a cabo.

Tipos de mecenazgo

Donativos

Son donaciones y aportaciones irrevocables, puras y simples, a favor de un proyecto. Cualquier aportación, no importa cual sea el importe, te convierte en mecenas de dicho proyecto, y estos donativos dan derecho a la aplicación de las deducciones fiscales contempladas en la normativa vigente.

Convenios de colaboración empresarial en actividades de interés general

Son acuerdos que se formalizan mediante un convenio de colaboración empresarial entre el promotor del proyecto y una persona jurídica. El acuerdo establece que, a cambio de una ayuda económica para la realización de un evento, proyecto o actividad determinada, el promotor se compromete a difundir, por cualquier medio, la participación del colaborador en dichas actividades.

La difusión de esta colaboración no constituye una prestación de servicios y, por tanto, no está sujeta al IVA. Las cantidades aportadas o los gastos realizados tendrán la consideración de gastos deducibles para determinar la base imponible del Impuesto de Sociedades de la entidad colaboradora o del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, según los casos, de acuerdo con la regulación contenida en los artículos 25 y 26 de la Ley 49/2002.

 

Patrocinio

Esta modalidad -regulada por la legislación española en la Ley 34/1988, de 11 de noviembre, General de Publicidad (LGP)– hace referencia a contratos específicos de naturaleza mercantil y sin ninguna limitación en cuanto a los sujetos que intervienen ni a la calificación de la actividad patrocinada. Se formalizan mediante un contrato mercantil en el que se pacta una retribución a cambio de unas contrapartidas publicitarias.

Dado que el patrocinio publicitario tiene como finalidad la publicidad del patrocinador, sin el fomento de la actividad del patrocinado, se dan los elementos para que dicha publicidad tenga el contenido económico de contraprestación y, para el perceptor, los ingresos se consideran procedentes de la explotación económica. Por tanto este contrato estará sujeto al IVA.

Tipos de patrocinio

Nadie duda de la importancia del patrocinio como estrategia de marketing. Ofrecer tu apoyo a cualquier evento, desde un encuentro empresarial hasta la camiseta de un equipo de fútbol o el estreno de una película, repercutirá de forma positiva en el nombre de tu empresa. Con el patrocinio destacas unos valores, y eso es algo muy bien visto por los potenciales consumidores. Pero hay que tener en cuenta que no existe un único tipo de patrocinador, sino que nos encontramos con varias clases de patrocinadores.

De hecho, podemos hacer clasificar los distintos tipos de patrocinio en distintas categorías pero la que probablemente más se ajuste a la realidad es la que diferencia entre el patrocinio económico, el material y el humano. Pero la cosa no es tan simple, podemos añadir otro tipo de patrocinios, como el patrocinio de medios o el patrocinio de firma como más destacados. Conviene conocer cada tipo de patrocinio para elegir el que mejor se adapte al objetivo de tu empresa y a tus posibilidades.

Patrocinio económico

Seguramente el patrocinio económico o financiero sea la clase de patrocinio más conocida. Se basa en aportar una cantidad de dinero a cambio de publicidad en un proyecto o evento y en los diferentes medios y plataformas del acto: redes sociales, invitaciones, proyecciones, programas oficiales, comunicados de prensa, presencia del logotipo en el material promocional del evento patrocinado, etc. Se trata de una cantidad fija, y gracias a la aportación de los distintos patrocinadores financieros se cubre una parte importante del presupuesto del proyecto.

Patrocinio material

También nos podemos referir a él como patrocinio en especie, y es similar al anterior con la única diferencia de que el patrocinador ofrece bienes o servicios para su consumo durante el evento o el material necesario para su celebración. Por ejemplo, si una empresa informática se convierte en patrocinadora material puede ofrecer los ordenadores y el sistema de proyección del evento, si el patrocinador es una marca de refrescos puede ofrecer un número determinado de latas, etc. Sirve para cubrir las necesidades materiales de los organizadores.

Patrocinio humano

Una empresa también puede convertirse en patrocinadora de cualquier evento aportando recursos humanos. Pueden hacerlo en forma de voluntarios, técnicos o expertos, por ejemplo. Se trata de trabajadores que la empresa patrocinadora cede para que gracias a su esfuerzo y tiempo el evento o proyecto sea todo un éxito. El sueldo de estos trabajadores prestados sigue pagándolo la empresa que hace de patrocinadora.

Patrocinio de medios

Una de las claves para que un evento o proyecto sea un éxito, y el logotipo de todos sus patrocinadores también sea un éxito, es la difusión obtenida. Aquí entra en acción el patrocinio de medios. Se trata de un tipo de patrocinio donde el sponsor financia la cobertura mediática del evento o, como mínimo, garantiza que habrá una cobertura informativa. Los ejemplos son muchos: anuncios en medios locales, la colocación de vallas publicitarias, grabación de anuncios, etc. Además, el patrocinador consigue poner su logo en un lugar destacado.

Patrocinio de firma

Si el evento promete y tiene buenas expectativas, puede que aparezca una gran cantidad de posibles patrocinadores: empresas interesadas en asociar su nombre al evento. Aquí podemos crear más de una categoría de patrocinadores, cada una con sus correspondientes ventajas para la empresa, como un logo más grande o mejor posicionado. Si se da esta situación, habrá empresas que pagaran una cantidad especial o superior para ocupar ese lugar destacado, convirtiéndose así en patrocinadores de firma, con más privilegios.

 

En PatrocinaM tenemos proyectos y eventos de todas las clases en los que encontrarás el patrocinio más adecuado a las necesidades de tu empresa. ¿A qué esperas para convertirte en patrocinador de cultura? Además, pronto lanzaremos la opción de hacer donativos. Estate atento a nuestras RRSS para no perderte las actualizaciones de la plataforma.


Categoría: Consejos, Patrocinio

Etiquetas: , , , , , ,

Un comentario en "Patrocinio y mecenazgo: modalidades de colaboración"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete a nuestra newsletter